Guiso de setas con garbanzos y Vega del Geva Crianza 

La sencillez de este guiso de la serranía permite que las setas se expresen en el con exquisita libertad. Ya se encargan los garbanzos y el majao de aportar el cuerpo necesario para enfrentarse a los rigores de las estaciones húmedas. Por supuesto que con moderación el laurel, el azafrán o el pimentón pueden ayudar a disfrutar más, si cabe, de esta fiesta.

Ingredientes

Para medio kilo de setas variadas (boletos, chantarellas, níscalos…). ¼ de garbanzos. 1 cebolla grande y 3 dientes de ajo. Un puñado de almendras y 1 rebanada de pan asentado. Aceite de oliva virgen extra

Elaboración

Cocer los garbanzos. Dorar los ajos laminados en el aceite.  Añadir la cebolla y pocharla. Agregar las setas limpias y troceadas. Sofreir hasta que estén tiernas, mojando con agua si fuese necesario. Incorporar los garbanzos cocidos con 1 litro de agua. Hervir diez minutos. Hacer un majao con el pan y las almendras y añadirlo al guisillo dando un último hervor. 

Maridaje

El secreto para acertar en el maridaje con este plato,  radica probablemente en encontrar un vino que sea capaz de conectar con la aparente sencillez de sus sabores y aromas, sin romper los delicados recuerdos que aportan estos guisos populares.

Son sensaciones que todos tenemos en nuestra memoria gustativa, asociadas a la cocina casera y tradicional y por ello  hemos buscado un vino como el Vega del Geva Crianza, que por su permanencia en barrica de roble sea capaz de aportar la complejidad necesaria para entenderse bien con los aromas y sabores intensos y tan particulares de las setas, pero al mismo tiempo, tenga la acidez y tanicidad suficiente para romper la textura y dulzor de los garbanzos y almendras. Un ejemplo de buena combinación que beneficia igualmente al vino y al plato.